fbpx
Comentarios desactivados en Crónica de un diario de viaje que recorrió 400 km en busca del amor verdadero

Historias de amor que merecen ser contadas!

Mati y Dana ❤️

Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos – Julio Cortázar

Viví esta hermosa historia muy de cerca y hoy quiero compartirla con ustedes, como símbolo de que el universo es mágico e impredecible y conspira a favor del amor siempre.

A fines del 2015, pocos días después de lanzar mi primer diario de viaje, nos fuimos a pasar las fiestas a Villa Gesell con Nico (mi pareja) y mi familia. Nico vive en la costa hace unos años así que aprovechamos para reunirnos a comer un asado con sus amigos.

Durante la cena, le mostré tímidamente a Mati, uno de sus amigos, el diario. Mati es un tipo inteligente, despierto, trabajó en turismo y siempre me alentó con el proyecto. Y quería ver que le parecía el producto finalmente terminado. Me escuchó atentamente y cuándo terminé me dijo: “ ¡Está buenísimo! Yo quiero uno para mandárselo a mi amiga Dana que cumple años. Le va a encantar!”.

Yo lo miré con una mirada tierna y pícara a la vez y le pregunté entre risas: -“¿Amiga?”-.

Y el muy seguro me contestó: -“Si, es una amiga de hace muchos años. La conozco de chica a ella y su familia.”

Lo seguí molestando un rato intentando indagar más sobre esta “amiga” y finalmente le dí el diario para que llegará a tiempo a destino.

Dana, vivía en Quilmes (GBA Sur), a 400 km de Mati, oriundo de Villa Gesell. Se conocieron un verano hace ya 11 años cuando Mati trabajaba en el hotel donde ella solía vacacionar con su familia, y se hicieron amigos. La amistad perduró en el tiempo y resistió la distancia, siempre estaban presentes en momentos importantes e intercambiaban llamados y mensajes cada tanto pero hacía 6 años que no se veían personalmente.

(Esta foto data de sus años de amistad)

El 3 de enero de 2016, Mati le envió por correo un diario de viaje a Dana por su cumpleaños (si, por correo postal en estos tiempos donde todo se maneja de manera digital). A Dana pocas cosas la sorprenden, y ese regalo lo consiguió! Coincidió que estaba atravesando unos meses bastantes complicados de su vida, donde lo único que la entusiasmaba era su primer viaje a Europa con su hermano y Mati, sin saberlo, le había hecho un regalo muy especial.

Ella no tardó en agradecerle por Facebook  y como el mundo es un pañuelo, una amiga de Dana y mía en común (que hasta ese momento no sabía que teníamos) reconoció el diario y me etiquetó en la publicación. Este se imaginarán, fue sólo el comienzo!!

(Texto del post: «Mi amigo mayor tiene la capacidad de sorprenderme a la distancia en momentos clave. Llegó perfecto ! Gracias Matt, te recibiste de Brujo» – Dana (5/1/16)

 

Cuando Mati vió la publicación lo primero que hizo fue llamarla por teléfono (sos comprador Mati ehh!) y ese fue el puntapié inicial para retomar el vínculo. Habían pasado muchos años y ya no eran los chicos que veíamos en la primera foto. Tenían mucho por hablar y pronto empezaron a escribirse todos los días. Uno de esos días, él la invitó a que fuera un fin de semana a visitarlo a Gesell…

Tengo que hacer un súper paréntesis acá!!! (Imagínense en el cuartel de Dana, su mamá y todas sus amigas haciendo un análisis pormenorizado de Mati, especulando y diciéndole a Dana que evidentemente había amor en ese vínculo, que ese regalo y la invitación no eran sólo un acto de amistad y todas las cosas que entretejemos las mujeres a partir de un gesto de amor). Ayy, que lindoo! No se si seré yo sola pero estás cosas del amor me encantannn!!!

Paréntesis del lado de Mati (Nico y yo estábamos de viaje por el sur pero seguíamos la historia de cerca y le mandábamos mensajes a Mati para que nos tuviese al tanto de todo lo que iba pasando.)

El diario había hecho su magia y el destino estaba uniendo sus caminos. ¿Pero se harían cargo de ese amor que tímidamente sentían, se animarían a vivirlo?

El día previo al cumple de Mati (29 de enero), llegó Danana (como él le decía) a Villa Gesell. Era un día hermoso de playa, que se convirtió en un fuerte temporal casi a la par de la llegada del micro, como un torbellino que arrasa con lo viejo para dar paso a lo que el universo tenía preparado para ellos. Ambos estaban nerviosos, se esquivaban la mirada, temblequeaban un poco.

Cuánto habían cambiado en 6 años, Dana había dejado de ser una niña y era toda una mujer. Al llegar al departamento surgió lo esperado y aunque fue raro al comienzo sellaron esos 11 años de amistad con un beso. Los días del finde pasaban con mucha naturalidad y ambos estaban extrañados por la familiaridad y complicidad que sentían.

Una tarde después de la playa, Dana le hizo la pregunta de fuego: -“¿Qué hacemos con esto que nos está pasando?»-. La respuesta conllevó una extensa charla. La realidad es que cada uno tenía su vida armada y su trabajo y vivían a 400 km de distancia.

Dana volvió a Buenos Aires sin muchas respuestas pero con la promesa de que ambos iban a pensarlo. Al poco tiempo viajaba a Europa por un mes, y ese mes para Mati fue decisivo. La extrañaba, quería estar con ella y fue así que a su regreso se complotó con los padres de Dana y fue a recibirla de sorpresa al aeropuerto.

¿Y saben cuál fue la reacción de Dana al verlo salir de atrás de una columna a las 5 am con un ramo de flores?

– “¿Qué haces acá Matías? ¿Vos dormiste en mi casa anoche?” –

Estaba nerviosa, sorprendida y no se lo esperaba. Mati había viajado a Buenos Aires, cenado con sus suegros la noche anterior y blanqueado lo que sentía por su hija. Había dado un paso al frente y dicho si al amor que tenía frente a sus ojos. ¡Muy fuerte para procesar todo esto a las 5 am!

Ya estaba todo dicho!! Cuando hay amor, las palabras sobran. Durante los meses que siguieron, viajaron casi todos los fines de semana para verse y en julio Mati se mudó a Buenos Aires para empezar una vida juntos.

 

Hace 7 meses que viven juntos, están felices y encontraron uno en el otro a su compañero de vida. Si les hubiésemos preguntado hace 11 años cuando se conocieron si se imaginaban este hermoso final, creo que se hubiesen reído a carcajadas. ¡La magia del destino!

Gracias Mati y Dana por permitirme ser parte de su historia, compartirla y así sumar nuestro granito de amor a este día !!! ❤️  Por mucho amor y una vida juntos donde los lleve el viento.

 

¿Te gustó la historia de Mati y Dana? ¿Vos qué cosas hiciste por amor? Te invitamos a compartir tu experiencia.

Muy feliz San Valentin !!!

 

Escribir
Facebook
Facebook
Instagram
0
Open chat
¿Tenes alguna consulta? No dudes en escribirme!